Cirugia Reconstructiva

Dra. Fabiola Rossano
    Cirugía de mano

    La cirugía de mano es de tipo reconstructivo 100% , refiriéndose a traumatismos, malformaciones congénitas, deformidades por enfermedades de tipo crónico degenerativo o secundario a enfermedades sistémicas como artritis reumatoide, gota etc.

    Remodelación de cicatrices hipertróficas y queloides

    Las cicatrices patológicas resultan de una sobreproducción de colágena por un proceso inflamatorio crónico: las "cicatrices hipertróficas" son elevadas y pigmentadas, pero no sobrepasan los bordes originales de la herida. "Las cicatrices queloides", son más comunes en personas de piel obscura, tienen un patrón hereditario, son elevadas, pigmentadas, y producen deformidad porque crecen más allá de sus márgenes originales. Hay sitios susceptibles de mala cicatrización como los lóbulos de las orejas, el tórax, y los hombros etc. Una cicatriz patológica puede resultar de una quemadura, un traumatismo, una sutura quirúrgica mal hecha, por una perforación como en las orejas, por acné etc.

    Deformidades auriculares

    La reconstrucción auricular esta indicada en niños mayores de 5 años, o con un perímetro torácico mayor de 30 cm., que nacieron con alguna deformidad en la forma, tamaño, posición auricular, o con ausencia de una o ambas orejas. Así como en adultos, que por alguna razón no recibieron tratamiento en la infancia, y desean obtener resultados más estéticos. El grado de malformación oscila desde la ausencia completa de una o ambas orejas, a la falta de formación de alguna de sus estructuras.

    Labio y paladar hendido

    La falta de unión de algunas estructuras faciales antes del primer trimestre del embarazo da como resultado un labio fisurado con o sin paladar hendido. Si tu bebé presenta esta malformación congénita, es necesario comenzar su tratamiento en los primeros meses de vida. La participación de varios especialistas como cirujanos plásticos, odontólogos, terapeutas del lenguaje y pediatras, es necesaria para resolver todos los problemas que se presentan en estos pacientes.

    Resección de tumores cutáneos

    Todas las lesiones pigmentadas y abultadas como: tumores, linfomas, sarcomas, lipomas (bolas de grasa), neurofibromas, lunares, quistes, etc., deben extirparse y estudiarse, para descartar la posibilidad de que sean malignas. Los lunares asimétricos, con muescas, color irregular, diámetro mayor de 6 mm., ulcerados y elevados, pueden ser compatibles con cáncer de piel. Antecedentes hereditarios, zonas expuestas al sol, cámaras de bronceado y los estados de inmunodeficiencia, favorecen la aparición de melanomas, carcinoma de células basales y escamosas de piel.

    Quemados

    Todas las quemaduras requieren de tratamiento inmediato, por un cirujano plástico para evitar complicaciones y secuelas. Las lesiones por inhalación, quemaduras de más del 20% de la superficie corporal; quemaduras profundas; en cara; manos; genitales; con traumatismos acompañantes, enfermedades coexistentes, en niños, ancianos, quemaduras eléctricas, por congelamiento, etc. requieren necesariamente de internamiento en un centro especializado de quemados. La magnitud de las áreas quemadas se calcula en porcentajes, y la profundidad de las quemaduras se clasifica en: primer grado (superficiales); segundo grado (producen ampollas); y tercer grado (profundas, forman escaras y dejan cicatrices deformantes).